viernes, 18 de agosto de 2017

Crítica: Annabelle: Creation

“Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre”. Y es que la costilla, es un lugar recurrente en el mundo del cine al cual ir a sacar ideas, o más bien, a arrancarlas prestadas. Benditos los denominados Spin-off, fuente inagotable (y segura) de negocio al trabajar sobre conceptos ya testados previamente sobre el terreno. Y la costilla, en este caso, tiene nombre y apellido: James Wan. En el año 2013, Wan presenta en sociedad su obra más exitosa (con permiso de “Saw”) y título de cabecera, guste más o guste menos, para el cine de terror sobrenatural de nuestros días: “Expediente Warren” (“The Conjuring”). Y de ella, de su sugerente prólogo, la susodicha costilla da para darle una película propia a una siniestra muñeca. “Annabelle” (John R. Leonetti, 2014), nace para intentar aprovechar la buena inercia generada por la cinta de Wan y de paso generar lo que se conoce como dinerito fácil. No tengo números a mano, aunque no dudo de la rentabilidad de la empresa... otro cantar ya es, en términos estrictamente cinematográficos, lo que consiguió sacar Leonetti de tan potencial extracto embrionario, que fue más bien poco, por no decir, nada.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Crítica: Horizonte Final

¿Quieres ver?

En 1997, cuando Paul W.S. Anderson todavía firmaba sus obras sin añadir eso de ‘W.S’ (Como si alguien se fuera a confundir con el director de ‘Magnolia’) nos dejó sin duda alguna su mejor película. ‘Event Horizon’ es una notable cinta que a día de hoy es venerada por muchos amantes del cine de terror y ciencia ficción, tanto que parece mentira que esta esté dirigida por la misma persona que se encargó de la saga de ‘Resident Evil’.

lunes, 14 de agosto de 2017

Crítica: Minutes Past Midnight

Después de saborear la breve tapa a modo de rompe hielo que es “Never Tear Us Apart” de Sid Zanforlin, es imposible que a uno no se le vengan encima todos los fantasmas rancios del pasado y es imposible en consecuencia, no acordarse de aquella gilipollez sin gracia alguna que fue “Cuentos de Halloween” (“Tales of Halloween”, 2015). Y es que el segmento dirigido por Zanforlin (por más eróticamente Tolkiano que suene su apellido) bien podría haber formado parte de esa colección de estupideces basadas en la rentable fiesta de Halloween. “Never Tear Us Apart”, más allá de una simpática primera toma de contacto, y de una vistosa secuencia gore, no deja de ser eso, una estupidez, un gag simplón y poco original al que como mucho, podemos buscarle la manida moraleja sobre los lazos de sangre y que vendría a decir aquello de que a los amigos los elegimos, a la familia no. Muy poquito y sobretodo, muy poco prometedora primera impresión con “Minutes Past Midnight”, sí, la enésima antología de terror.

sábado, 12 de agosto de 2017

Crítica: Killing Ground

Llegados a esta altura del año, el tiempo libre determina nuestra edad y sin duda, la época vacacional es la que nos pone cara a cara con la realidad y decide cuan puretas nos hemos vuelto. ¿En qué momento nos hemos convertido en nuestros padres? Hace mucho años, nuestro mejor plan para vacaciones era juntarnos con los amigos e ir de acampada al sitio mas remoto posible, acampar en un festival de música (¡qué grandes momentos me has dado Festimad!) o acampar cerca de la playa. El caso era acampar y abrasarte viva intentando montar con la mayor dignidad posible la tienda de campaña, que siempre terminaba con forma ovoide. Hoy en día no volvería a entrar en una tienda de campaña ni aunque mi vida dependiera de ello. Mi idea de vacaciones ahora se basa en el descanso, en centrar la mente, en encontrar el equilibrio y la paz interior. ¿En qué momento me he echado veinte años encima?

jueves, 10 de agosto de 2017

Crítica: Una Historia China de Fantasmas

Sin tener mucha idea sobre el cine chino, más que ciertos estereotipos sobre samurais y demás, he podido disfrutar por primera vez de ésta increíble fábula y el resultado ha sido más que gratificante. “Una historia china de fantasmas” (Siu-Tung Ching, 1987) es todo un acierto cinematográfico inclasificable, donde todos y cada uno de los adjetivos que aquí voy a escribir, seguramente se queden algo cortos, ya que algunas películas trascienden los sentidos y te llegan a tocar por dentro para dejar un poso eterno en nuestros recuerdos.

martes, 8 de agosto de 2017

Crítica: Blacula

He cruzado océanos de funky para encontrarte. Con esta frase que usó Francis Ford Coppola en su adaptación de la mítica novela de Bram Stoker se podría resumir la relación de Mamuwalde (William Marshall) con Tina (Vonetta McGee). Durante los años setenta un movimiento cinematográfico conocido como blaxploitation se centró en la comunidad afroamericana. Cine hecho por y para la gente de color, alejado de las imposiciones de las grandes películas y donde destacaban por encima de todo la música y sus bandas sonoras centradas especialmente en el funky y en el soul. Isaac Hayes se convirtió en 1972 en el primer afroamericano ganador de un Oscar por la mejor canción por ‘Theme from Shaft’ que compuso para la película de Gordon Parks ‘Las noches rojas de Harlem’ (‘Shaft’), película icónica del género por la que este también fue nominado al Oscar a la mejor banda sonora.